Términos y condiciones

Interpretación de estos términos y condiciones:

La empresa:

Sitelabs SLU
C. Pau Claris, 162, 4º1ª
08037 Barcelona
NIF: B-66931965

El cliente:

La persona física o jurídica que recibe los servicios de la empresa.

Aceptación de estos términos y condiciones por parte del cliente:

Estos términos y condiciones están a la vista desde cualquier página de la web de la empresa, y el cliente debe leerlos con atención. Desde el momento en el que el cliente acepta un presupuesto de la empresa, acepta que ha leído y aceptado estos términos y condiciones, sin necesidad de haberlos firmado.

La empresa se reserva el derecho de añadir, eliminar o modificar cualquier disposición de estos términos y condiciones en cualquier momento y sin previo aviso. La no recepción de notificación de un cambio en estos términos y condiciones no invalida ese cambio.

Pago de servicios a la empresa:

Todos los precios que provee la empresa son sin IVA a no ser que se especifique lo contrario.

El precio de los servicios prestados por la empresa está definido en el presupuesto que el cliente recibe por email. Los presupuestos emitidos por la empresa son válidos por un periodo de 30 días a no ser que ésta indique lo contrario. Después de ese periodo la empresa se reserva el derecho de alterar el presupuesto.

Salvo que acuerde otra cosa con el cliente, la empresa cobrará por adelantado un 40% del precio total del proyecto encargado por el cliente. El 60% restante el cliente lo abonará al final del proyecto, a la entrega por parte de la empresa de los archivos para la migración. La empresa no empezará ningún proyecto hasta que el cliente haya abonado el 40% inicial ni entregará los archivos de ningún proyecto hasta que haya recibido el pago del 60% final.

En el caso de servicios periódicos, como campañas de SEM o mantenimiento SEO, la empresa cobrará el primer mes por adelantado y posteriormente al final de cada mes, a no ser que la empresa y el cliente acuerden otra cosa.

El pago de los servicios se hará por medio de transferencia bancaria, cuyo justificante el cliente enviará a la empresa por email.

En el caso de los anuncios en las campañas de SEM, el cliente proveerá a la empresa de su número de tarjeta de crédito para que Google, Facebook o las empresas proveedoras carguen directamente el coste de los anuncios a su cuenta.

Plazos de entrega:

La empresa acordará con el cliente los plazos de entrega antes de la aceptación del presupuesto, y se compromete a respetarlos al máximo.

Por su parte, el cliente se compromete a aportar los contenidos de la web (textos, imágenes, vídeos, gráficos, archivos de sonido) en el momento de hacer la transferencia bancaria inicial con el 40% del precio total del proyecto por adelantado.

Requisitos para instalar la web:

Si el cliente requiere que su web sea instalada en un servidor de su elección, acepta proveer a la empresa de acceso temporal a su hosting via FTP. Dependiendo de la naturaleza específica del proyecto, la empresa también puede necesitar accesos del cliente a otros recursos del servidor.

El desarrollo del proyecto hasta que esté terminado se hará en un servidor de pruebas propiedad de la empresa. El cliente tendrá acceso a su web en el servidor de pruebas para revisar los cambios en su proyecto.

Todos los proyectos web de la empresa incluyen la migración a un hosting una vez terminado el proyecto, siempre y cuando este último sea un hosting Linux con bases de datos MySQL en las empresas Cdmon, 1and1, Arsys, Digital Ocean o Wetopi. Para migraciones a otros hostings la empresa se reserva el derecho de facturar el tiempo invertido en estudiar su panel de control.

Una vez migrada la web, el mantenimiento del hosting irá a cargo del cliente, a no ser que contrate mantenimiento web con la empresa (ver apartado “Mantenimiento de la web una vez entregada”). La empresa no trabaja en ningún caso con hostings que no sean Linux, dado que no funcionan de manera óptima con webs WordPress.

Copyright de los contenidos:

En caso de no contratar la elaboración de contenidos a la empresa, el cliente se compromete a aportar contenidos inéditos, que sean de su propiedad. La empresa se reserva el derecho de pedir al cliente justificación documental de la autoría de textos, fotos y vídeos, y en ningún caso usará en el desarrollo del proyecto web material que no sea propiedad del cliente.

En cualquier caso, el cliente responderá del copyright del material usado en su web ante posibles requerimientos de las autoridades pertinentes y mantendrá a la empresa indemne de posibles demandas de terceros por negligencia o incapacidad de obtener los derechos de autor de los contenidos.

Revisiones de cambios:

Salvo que empresa y cliente acuerden otra cosa, el cliente tendrá derecho a dos revisiones de cambios en su proyecto web. Dichas revisiones implicarán pequeñas modificaciones (tipografías, fotografías, inclusión o exclusión de elementos, etc.), no revisiones sustanciales de diseño (cambios en la estructura de la web, programación adicional de funcionalidades web, etc.). Es la empresa quien valorará el alcance de los cambios solicitados e informará al cliente si implican una dedicación adicional que requiera una ampliación de presupuesto. En caso de que el cliente solicite una revisión sustancial, la empresa presupuestará los cambios solicitados y los añadirá al presupuesto global, para que el cliente los abone al final del proyecto.

En el caso de las campañas de SEM, el cliente podrá revisar el rendimiento de su campaña al final de cada mes, cuando la empresa le entregue su informe mensual. El cliente puede proponer cambios en la campaña, que deberán ser aceptados por la empresa. La empresa se reserva el derecho de no aplicar los cambios que el cliente pida en las campañas de SEM si ve que éstos pueden afectar a su buen rendimiento. A cambio, la empresa se compromete a lograr una tasa de conversiones superior a la que lograría otro profesional o gestionando el cliente su propia campaña.

En las campañas de mantenimiento SEO con márketing de contenidos, el cliente podrá revisar el post mensual que redacten los profesionales de la empresa para su blog y corregir incorrecciones, nunca proponer modificaciones sustanciales del post, que requerirían abonar el importe de dos posts.

Ausencia de ‘feedback’ por parte del cliente:

La empresa es un negocio que para ser competitivo necesita ser eficiente. Para lograrlo, debe asegurarse que los proyectos programados se llevan a cabo dentro de los plazos previstos. En ocasiones la empresa incluso puede tener que rechazar peticiones de presupuesto y proyectos para asegurarse de que los proyectos en marcha se entregan en los plazos acordados.

La empresa no empezará ningún proyecto si no tiene por adelantado los contenidos bien clasificados y listos para su inclusión en la web, a no ser que pacte lo contrario con el cliente o que el cliente haya contratado los servicios de provisión de contenidos a la empresa. Los clientes que contratan una estrategia SEO para sus proyectos web, por ejemplo, deben tener en cuenta que es imprescindible entregar el contenido por adelantado para poder planificar la estructura web y revisar las palabras clave más adecuadas para posicionar mejor en buscadores.

Si al inicio del proyecto el cliente se ha comprometido con la empresa a aportar contenidos y tarda más de una semana desde ésta en hacerlo, la empresa se reserva el derecho de cerrar el proyecto y no devolver el importe de la transferencia inicial del 40% del importe total.

Si, durante del desarrollo del proyecto, el cliente incurre en retrasos continuados de más de una semana en entregar contenidos faltantes o en revisar los cambios, la empresa se reserva el derecho de imponer un recargo del 5% al precio final del proyecto por cada semana de retraso. Si el cliente sigue incurriendo en retrasos, la empresa se reserva el derecho de rescindir unilateralmente el proyecto, entregarlo en un archivo en su estado actual y pasar al cliente la factura con todo lo trabajado hasta la fecha.

En definitiva, el cliente debe asegurarse de que en el momento de empezar su proyecto web está preparado para proveer todo lo que la empresa necesita para prestar eficientemente sus servicios o, de lo contrario, no comprometerse con la empresa hasta que lo esté.

Exceso de ‘feedback’ por parte del cliente:

El cliente acepta que la empresa tiene diversos proyectos en marcha y por lo tanto no puede proporcionarle un feedback continuado, más allá de las necesidades concretas que puedan surgir durante el proyecto.

Por otro lado, el cliente acepta que, para ser competitiva en precios y calidad, la empresa no puede reunirse de forma presencial a no ser que el presupuesto incluya reuniones o acuerde lo contrario con el cliente. La empresa prioriza como vía de comunicación con el cliente los emails. Si el cliente requiere alguna reunión adicional a la mitad del proyecto, la empresa se reserva el derecho de ampliar el presupuesto para incluir el tiempo invertido en el encuentro o cambiarla por una llamada por Skype o similar, que también se incluiría en el presupuesto final, si no le es posible asistir por cuestiones de agenda.

Cancelación de un proyecto:

El cliente tiene derecho a cancelar un proyecto, siempre que lo haga por escrito. La empresa emitirá una factura por el importe del trabajo realizado hasta la fecha de la notificación que deberá ser abonada por el cliente antes de final del mismo mes.

Funcionamiento de las webs en diferentes dispositivos y navegadores:

La empresa se compromete a adaptar los proyectos web a los principales dispositivos y navegadores más usados (Firefox, Internet Explorer en sus últimas versiones, Google Chrome, etc.), pero no puede garantizar el funcionamiento de todas las funcionalidades web con navegadores que tengan ciertas extensiones y que funcionen con ciertos tipos de sistemas operativos. El cliente acepta esta condición, así como el hecho de que la empresa no se haga responsable de la adaptación posterior de la página a nuevas versiones de navegadores y dispositivos, reservándose el derecho de presupuestarlo aparte. El cliente también acepta que la empresa no dispone físicamente de todos los dispositivos del mercado para testear directamente sus webs y que utiliza simuladores, que pueden en muy raras ocasiones no coincidir al 100% con la visualización del dispositivo en cuestión.

Gestión de la web o la tienda online:

La empresa entrega webs y tiendas online fáciles de autogestionar. El cliente acepta que los conceptos autogestionables no incluyen aquellos que pueden ocasionar un descuadre del diseño, como tamaños, colores y tipos de fuente, medida de las imágenes, footer, proporciones de las secciones, etc. La empresa no se hará responsable del descuadre del diseño por las modificaciones efectuadas desde el código ni de las efectuadas mediante los módulos autogestionables que no respeten la configuración inicial, por ejemplo, de cambios de fotos por otras con medidas o proporciones distintas, de textos más largos o más cortos que los presentes en la versión inicial, entre otros.

Por otro lado, el cliente acepta que los proyectos no incluyen plugins específicos de analítica web, de gestión de datos o stocks, de facturación, de tributación u otros que no vengan por defecto con WordPress o WooCommerce a no ser que se acuerde lo contrario con la empresa.

Mantenimiento de la web una vez entregada:

La empresa entrega al cliente una web en perfecto funcionamiento, que el cliente debe comprobar en el momento de la entrega. Las necesidades de cualquier tipo que surjan al cliente para con su web posteriormente a la entrega serán presupuestadas aparte y se llevarán a cabo de acuerdo con la disponibilidad de la empresa, incluidas las que tengan carácter de urgencia (web caída del servidor, carga lenta, virus en bases de datos u otros) y las que tienen carácter periódico (adaptaciones de la web a nuevas versiones de navegadores o dispositivos, actualizaciones de plugins y software, etc.)

En este concepto también incluye la actualización del gestor de contenidos de la web (WordPress o similar), de los plugins utilizados o la solventación de errores que el cliente haya cometido al modificar su web o cualquier necesidad que le surja posterior a la entrega, incluyendo la asesoría. Por supuesto, las necesidades del cliente que serán presupuestadas aparte también incluyen cualquier gestión con el dominio o el hosting.

En el caso de que el cliente contrate los servicios de mantenimiento web, tiene derecho a que la empresa solvente las necesidades mencionadas de acuerdo con las condiciones de la modalidad de servicio que haya contratado, excluyendo modificaciones sustanciales de la web, que no están incluidas en ninguna modalidad de mantenimiento web (ver condiciones específicas de cada servicio). La empresa se reserva el derecho de presupuestar aparte las modificaciones derivadas de una manipulación del código por parte del cliente, aunque tenga contratado el el servicio de mantenimiento web.

Mantenimiento del dominio y del hosting:

La empresa pondrá los dominios que el cliente necesite comprar a nombre del cliente, que se hará responsable del pago de su cuota anual por medio de tarjeta de crédito o la forma de pago que desee.

En caso de que el cliente contrate servicios de mantenimiento web a la empresa, que van asociados al hosting que ofrece la empresa, no tendrá que asumir costes adicionales porque el precio del hosting está incluido en la cuota de mantenimiento web.

En caso de querer cancelar el servicio de mantenimiento web con la empresa, el cliente deberá migrar antes su web a otro hosting de su elección, no podrá conservar el que le proveía la empresa, dado que los dos servicios están vinculados contractualmente. En el caso de necesitar que la migración al nuevo hosting la haga la empresa, ésta presupuestará dicha migración aparte.

Créditos de desarrollo web:

La web del cliente no contendrá ninguna referencia a la empresa, sin embargo, el cliente acepta que la empresa incluya su web en su portfolio.